PUNTO FINAL PARA UNA LARGA HISTORIA


La renovación de un compromiso: de 
aquí en más, sólo DIARIO VILLARINO.

Dicen, y esto no es ninguna novedad, que hay un tiempo para cada cosa; y una cosa para cada tiempo.

Lo difícil, en todo caso, es alcanzar a definir qué es lo apropiado para hacer. Tanto en los comienzos como en los finales.

De los primeros, no sería fácil enumerar en qué tiempo dimos inicio a algunos emprendimientos, todos enlazados cuando hemos superado ya los 60 años en el ejercicio del periodismo, con tres cuartas partes de ese largo recorrido, haciéndolo en forma absolutamente independiente, esto es, afrontando los riesgos.

Una vez, se nos ocurrió hacer algo para ¡Cabildo!. Fue “La Calle”, una revista de pequeño formato, allá por el ’66.

Más tarde, año ’69, encaramos la continuidad del Diario Tornquist, fundado en 1921 por don Aquiles Evangelista.

Un año después, creamos DIARIO VILLARINO, que transita, ahora en versión digital, el cuadragésimo octavo año de su historial.

Hubo más, porque fuimos editores de “La Noticia”, de Punta Alta; “La Semana”, de Saavedra; “Pregón”, de Ingeniero White, todos en la década del ’70, cuando, también, hicimos “La Semana Deportiva” (Bahía Blanca); y “Diálogo” (Punta Alta).

Fue por esos tiempos que anduvimos haciendo radio (del ’70 al ’75), en la ya desaparecida LU7 Radio General San Martín. Las producciones en la zona no dejaron de sorprendernos.

Hubo una pausa, cuando la presión gremial por un lado; y la política de ese momento, nos obligaron a “tomar una pausa”, ejerciendo entonces la jefatura de redacción (hoy sería dirección periodística) del diario “El Chubut”, de Trelew.

Remprendimos “Diario Villarino” y “Diario Tornquist”, después, al retorno. Y se sucedieron los programas de radio en LU3 Radio del Sur (1984 a 1989). 

Hubo alguna incursión por el incipiente BVC en televisión; la “aventura” de una radio FM en Médanos y la posterior Cruz del Sur FM, en esta ciudad, donde el entonces multimedio, la “mando cerrar”, denunciándonos (única radio inhabilitada) ante el COMFER y la impresentable comisión nacional que “entendía” en esos temas, con no poca complicidad de la justicia federal.

Esa circunstancia nos obligó a otra “pausa”, que ocupamos, estafados, en un diario ficticio que manejaba desde Buenos Aires, por satélite, un “auspicioso” ladrón de noticias económico financieras. El resto de la historia es más reciente, con un “Diario Villarino” vigente, en papel, retomando su mejor momento, el de fines de los ’80 y principios de los ’90.

Llegó otra etapa, desde el 7 de septiembre del 2001, cuando emprendimos “La Trastienda de Bahía”, en papel, titulado “Diario de Café, también en edición gráfica (impreso en los talleres del Diario del Viajero, e Avenida de Mayo 66 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Avanzamos, posteriormente, hacia lo digital, propio de los nuevos tiempos. Y a LTB, se le sumaron los sitios de “La Trastienda Deportiva” y “Zapping de los Medios”.

Este jueves (8), decidimos ponerle punto final a “La Trastienda de Bahía” y sus suplementos de los medios y del deporte.

Habría mucho para decir, sobre los motivos de esa determinación. ¿Para qué?, nos preguntamos. Y nos respondimos, a nosotros mismos, que “no vale la pena”, en esta ciudad “careta”, incapaz de reconocer esfuerzos, sometida a los designios fijados por un medio periodístico, conocido y nada más.

Pero no vamos a echar al vacío seis décadas dedicadas plenamente al ejercicio responsable, honesto y auténtico del periodismo, en el que estamos desde 1957, contra viento y marea.

Mantendremos nuestros muros y páginas en las redes sociales, porque siempre tendremos algo para decir, incluyendo todo aquello que nos obligó a “desaparecer” virtualmente del seguimiento del insulso devenir de una Bahía llena de frustraciones (aunque se diga lo contrario).

De aquí en más, volcaremos todos nuestros esfuerzos y el entusiasmo que no decrece (a nuestros 76 años de vida) a impulsar, con exclusividad nuestro DIARIO VILLARINO, así, con mayúsculas, porque es muy difícil encontrar, aun ahora en su versión digital, un emprendimiento sostenido con particular tenacidad durante tantos años.

Nunca vivimos en Médanos, ni en ninguno de los pueblos del dilatado partido de Villarino.

Aun así, lo consideramos como “nuestro lugar en mundo”. Y allí “nos quedaremos”, como homenaje a su gente; a sus instituciones; a sus gobiernos (sin que nos importe demasiado sus colores).

Sólo deseamos ser, si así se nos lo permite, relatores, escribiendo, del crecimiento que siempre auguramos para ese distrito.

Queremos ser protagonistas de los años que vendrán, aquellos que Dios nos otorgue, porque tenemos fe, toda la necesaria para seguir.




Luis María Serralunga, 
en homenaje a 
MABEL,
la razón de ser 
de mi vida.






Comentarios

  1. GANDEEEEEE LUIS,SIN PALABRAS,ESTA TODO DICHO,FUERTEABRAZO.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luis por concedernos "la exclusividad". Éxitos y siempre a disposición desde "la propaladora".
    Abrazo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enri, siempre presente. Me causa gracia haber impuesto, recién ahora, un rótulo para la radio. Siempre es un placer intercambiar puntos de vista sobre ambos medios...!!!. Fuerte abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

UN FEED LOT Y SU HABILITACIÓN EN MAYOR BURATOVICH

DURA CRÍTICA DE YÉSICA SCHAAB AL GOBIERNO MUNICIPAL

LA UNDÉCIMA FIESTA PROVINCIAL DE LA CEBOLLA VA TOMANDO COLOR